En busca de un lugar dónde encontrarme

Hilos de una historia

Nuestra Canción….

Paseaba por tu cuerpo
como si se tratara del mio,
de una prolongacion,
de un esqueje de mi misma.
Me fundía en tu espacio,
espacio que formaba mi universo,
mi galaxia,
volando entre moléculas,
entre pompas de jabon que iban dibujando un cielo de colores,
escuchando la cancion de tu corazon,
la misma que sonaba en el mío.
Poco a poco se desvanece,
disminuye el volumen por cuenta ajena,
de tu cancion,
de la mía,
de la nuestra…
Ya no la escucho,
la recuerdo,
la tarareo…
los caminos se han separado
y mi corazon llora por tu cancion,
por la tuya,
por la mía,
por la nuestra.
Y aquí sigo,
sentada esperando que llegue el verano,
esperando la cancion,
a tu cuerpo,
esperando volver a formar parte de ese universo que era nuestro.
 
22.junio.2003
 
 
Anuncios
Deja un comentario »

En los sueños

Y cada vez, despues de la pasion satisfecha y del amor renovado, nos dormimos muy juntos, sin importarnos donde empieza el uno ni donde termina el otro, ni de quién son estas manos o estos pies, en tan perfecta armonía y complicidad que nos encontramos en los sueños, y al otro día no sabemos quien soñó a quien, y cuando uno se mueve entre las sabanas el otro se acomoda en sus ángulos y curvas, y cuando uno suspira el otro suspira tambien, y cuando despierta uno despierta el otro.

Deja un comentario »

El miedo global

 
Los que trabajan
tienen miedo de perder el trabajo.
Los que no trabajan
tiene miedo de no encontrar nunca un trabajo.
Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida.
Los automovilistas tienen miedo de caminar
y los peatones tiene miedo de ser atropellados.
La democracia tiene miedo de recordar
y el lenguaje tiene miedo de decir.
Los civiles tiene miedo a los militares,
los militares tienen miedo a la falta de armas,
las armas tienen miedo a la falta de guerras.
 
Es el tiempo del miedo.
Miedo de la mujer a la violencia del hombre
y miedo del hombre a la mujer sin miedo.
Miedo a los ladrones, miedo a la policia.
Miedo a la puerta sin cerradura,
al tiempo sin relojes, al niño sin televisión,
Miedo a la npoche sin pastillas para dormir
y miedo al día sin pastillas para despertar.
Miedo a la multitud, miedo a la soledad,
miedo a lo que fue y a lo que puede ser,
miedo de morir, miedo de vivir.
 
 Eduardo Galeano
Deja un comentario »